lunes, 15 de septiembre de 2014

El Monte Terrible

ADVERTENCIA: Esta entrada contiene avances de la saga El cinturón de Deltora. No la leas hasta haber terminado la cuarta parte, Las Arenas Movedizas.

Tal y como diría Fray Luis de León, “como decíamos ayer”, Lief y sus amigos siguen adelante en su aventura para reconstruir el mágico Cinturón de Deltora; tras sacudirse los últimos granos de las Arenas Movedizas, el trío de héroes afronta un peligro todavía mayor: El Monte Terrible. 

Tras escapar del desierto y de la enigmática Colmena, Lief, Barda y Jasmine encaminan sus pasos hacia el noroeste, hacia su próximo destino: el Monte Terrible, hogar de los gnomos terribles. Por el camino se encontrarán con los últimos miembros de la Estirpe, unas fantásticas criaturas similares a canguros con alas y con la capacidad de hablar.

Expulsados de su hogar por los gnomos, los miembros de la Estirpe se ven obligados a permanecer exiliados en un pequeño bosque junto a un manantial; el agua de dicho manantial posee maravillosas propiedades según quien beba de ellas, ya que a los malvados los transforma en árboles y a los de puro corazón les permite visitar en sueños otros lugares. De esta forma, los miembros de la Estirpe pueden seguir visitando los bosques que fueron su hogar, aunque sea en sueños.

Gracias también a estas aguas, Lief descubre que sus padres han sido capturados y torturados por el Señor de la Sombra; impotente, nuestro joven protagonista sabe que la única forma de salvarlos es recuperando todas las joyas del Cinturón. Con la ayuda de los miembros de la Estirpe, el grupo llegará hasta el Monte Terrible, donde, además de los gnomos, deberán hacer frente a múltiples peligros y sorpresas.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada